Conmovedora carta de una joven víctima de bullying: “A los compañeros de colegio que me quitaron la movilidad”

imageMe es muy difícil hablar acerca de un tema tan personal y subjetivo como el perdón, y más aún intentar convencer a otros a que perdonen, pues sería incluso atrevido e irrespetuoso con su dolor. De lo que sí puedo hablar es de que yo, Yadira Perdomo, perdono.

Primero hay que entender el difícil proceso que se nos viene al sufrir una pérdida irreparable. Lo que perdí fue la movilidad de mi cuerpo a los 16 años. El dolor y la amargura, con justa razón, inundaron mi vida y las de todos los que me rodeaban, contaminando momentos y personas que no lo merecían.

Ocurrió el 25 de agosto de 2009 en mi colegio, el Gimnasio Campestre Los Alpes, en Bogotá. Diez minutos antes de terminar la clase, unos compañeros lanzaron una cartuchera a un zarzo, y yo, como era “la bobita del salón”, me subí. Lo hice porque sentí la presión sicológica de todos gritándome que lo hiciera. Dos amigas me hicieron ‘pata gallina’, y mientras subía escuchaba las voces de los demás insultándome.

Cuando estuve arriba tiré la cartuchera y luego, al apoyarme para bajar, un compañero, Nicolás Hernández, cerró la ventana, que me impulsó hacia atrás. Caí primero sobre un pupitre y luego al suelo. No llamaron ambulancia, sólo me mandaron para enfermería y después para mi casa. Cuando llegué, mi hermano me tuvo que alzar porque ya tenía dormidas las piernas. Entonces me llevaron para la clínica El Bosque. Me diagnosticaron fractura en la vértebra lumbar, trauma craneoencefálico y pérdida total del control de esfínteres.

Nunca hubo un perdón sincero de parte de quienes me hicieron eso. En el juicio ellos eran muy déspotas, me miraban mal. La familia de él se burlaba, creía que podían pasar por encima de nosotros. Lo único que mostramos fue decencia, nunca les dijimos una mala palabra. Menos mal ya hubo fallo condenatorio a nuestro favor. Aun así, creemos que el veredicto de la jueza no es suficiente, por eso lo apelamos.

Antes de ese momento que me partió la vida yo quería ser guitarrista de heavy metal. Pero después de terminar el bachillerato, me di cuenta de que cuando nuestra alma está turbia no salen las melodías: la guitarra suena fuerte, todos ven la ira en la forma como tus manos tocan el instrumento. Ahí supe que tenía que perdonar.

Por intermediario de Juan David Laverde, periodista de El Espectador, conocí a Gustavo Dudamel, director de la Filarmónica de Los Ángeles. Él fue fundamental en mi duelo. Me decía: “El valiente perdona y el cobarde busca venganza. Si tú quieres hacer música, tienes que perdonar. Un músico necesita su alma limpia para interpretar”.

También me ayudó un cura, que me dijo que no me preocupara por la justicia del hombre, sino que lo dejara en un poder divino. Como él, mi familia fue fundamental en este trasegar para volver a aceptarme.

Al perdonar me liberé y liberé a mi familia de tristezas y amarguras. Perdonar y entender es lo que nos diferencia de nuestro agresor, quien nunca tendrá reposo ni paz. Al perdonar, mi pérdida y mi sufrimiento adquirieron un significado, habrán servido a un propósito mayor divino, que es lograr la paz para los demás y para nosotros mismos. Al perdonar mi mente está dispuesta hacia mi futuro y hacia las oportunidades que se me ofrecen y que no lograría captar, ciega del rencor y la frustración.

Pero para perdonar deben cambiar las situaciones que provocaron pérdida y dolor. ¿Cómo podría perdonar alguien que ha sufrido una pérdida, si ésta sigue presente para los demás? ¿Cómo hacerlo en las zonas apartadas donde la violencia persiste? ¿Cómo podría perdonar la madre que pierde a su hijo por desnutrición o enfermedad y ve cómo les ocurre lo mismo a otras familias?

Por supuesto que no se olvida, pero a veces, cuando la adversidad nos alcanza, no es para hacernos daño. A veces llega para obligarnos a ser mejores. Yo perdono a Nicolás y a todos porque su daño me hizo fuerte. Pero les doy las gracias porque me enseñaron a vivir, a ser más valiente y a nunca borrar la sonrisa que llevo. Es irónico, pero gracias a ese daño valoro más la vida.

Yadira Perdomo/El Espectador

 

Fuente:

http://noticiaaldia.com/

Hambre

huelga de hambre

El 5 de septiembre del 2003, David Blain, el mago estadounidense, fue introducido en una urna de plástico transparente suspendida sobre el río Támesis para pasar 44 días sin comer. Aplaudido y abucheado por miles de personas y visitado constantemente todos los días que pasó encerrado, finalizó la prueba debilitado y con la salud mermada. David Blaine es un aficionado a los golpes de efecto. Permaneció 35 horas sin comer ni beber encima de un poste en mayo de 2002 y cerca de 62 horas encogido en un bloque de hielo en noviembre de 2000.

El hambre es una de las pulsiones más importantes del ser humano. Esta necesidad se ve directamente relacionada con la salud, y sus extremos son peligrosos, el primero por la desnutrición y el segundo por la obesidad. Luchar contra el hambre es también luchar contra lo que nosotros somos, contra nuestros instintos más básicos, que al principio son duros y peleadores, pero mientras la debilidad va entrando al organismo, el cuerpo deja de luchar y cada vez es más sencillo resistirlo, y también luchar contra ella.

Hay un cuento de Kafka que se llama “El artista del hambre”. Cuenta la historia de un hombre que fue el mayor ayunador en la época en que se realizaban grandes exhibiciones y se llenaban salas enteras para este espectáculo. Este hombre disfrutaba con estas pruebas, incluso protestaba contra la regla que la prueba durara sólo 40 días, no para cuidar al artista sino para evitar el cansancio del público.

Sólo él sabía - sólo él y ninguno de sus adeptos- qué fácil cosa era el ayuno. Era la cosa más fácil del mundo. Verdad que no lo ocultaba, pero no le creían; en el caso más favorable, le tomaban por modesto, pero, en general. le juzgaban un reclamista, o un vil farsante para quien el ayuno era cosa fácil porque sabía la manera de hacerlo fácil y que tenía, además, el cinismo de dejarlo entrever. Franz Kafka.

La navidad de 1977 en La Paz, Bolivia, cuatro mujeres mineras y sus veinte hijos iniciaron una huelga de hambre en contra de la dictadura de Hugo Banzer Suarez. La primera persona que se les unió fue el sacerdote español Luis Espinal. En catorce días se les sumaron a la huelga mil quinientas personas. - Estamos informando. - dijeron las mujeres. Veintitrés días después del inicio de la huelga de hambre, las calles de las distintas ciudades de Bolivia fueron invadidas por la gente. El gobierno de Banzer cayó sin remedio (para dar paso a varias dictaduras posteriores).

El hambre auto-impuesta es una de las formas de revolución pacífica que más fuerza ha tenido a lo largo de los años. No se ataca al gobierno, no se intenta romper muros o incendiar palacios, la huelga de hambre atenta contra la vida de uno mismo. Se hecha en cara el sufrimiento explícito de uno. Es un acto público, como recitar una proclama o escribir un artículo, sólo que con este es muy difícil quedarse callado.

Gandhi realizó 17 huelgas de hambre. El primero duró 4 días, en Ahmedabah, India. El 31 de agosto, a los 78 años, Gandhi inicia otra huelga de hambre hasta que Calcutta reencuentre la paz. Volverá a ayunar por última vez del 13 al 18 de enero de 1948, en la capital de la India, Nueva Delhi, otra vez con éxito, éxito que fue causa de su asesinato doce días después.

En el cuento de Kafka un día el interés por los ayunadores decae. Ya nadie asiste a sus espectáculos y el personaje, que no sabes hacer nada más, tiene que buscar refugio en un circo donde lo colocan en una jaula como exhibición secundaria. Con el paso del tiempo se olvidarán de él, olvidarán contar cuantos días está en huelga de hambre, incluso él mismo lo olvidará. Un día lo enterrarán aun en semi-vida junto a un montón de paja podrida sobre la que dormía. En su lugar lo reemplazan con una hermosa y hambrienta pantera negra.

La huelga de hambre sigue siendo una forma de revolución pacífica, cada vez más común. La huelga de hambre que antes podía derrumbar un gobierno o traer la paz a un país ahora se convierte más en una amenaza, cuando no en un espectáculo. Estamos acostumbrados a escuchar que han comenzado una huelga de hambre en la prisión de la habana o en la cárcel de Sant Andrew, y tristemente los gobernantes también lo están. Ahora esperan. Si el asunto llega a los medios dan la cara, sino prefieren colocar al revolucionario en una camilla y conectarlo a un suero.

Al final lo que contaba Kafka como una ensoñación prohibida, al igual que la del hombre convertido en un escarabajo o de la muralla infinita, ha ocurrido. El hambre se ha convertido en un espectáculo mediático.

Pero el hambre es otra cuestión, lo que unos hacen por revolución o por show mediático otros hacen por necesidad. Domitila Chungara, una de las mujeres en la huelga en Bolivia dijo en esa ocasión - Allá en la mina, huelga de hambre siempre hay. Nomás nacer y ya empieza la huelga de hambre. -. Otros deciden forzar el destino que se les ha impuesto en contenedores asfixiantes, embarcaciones frágiles por el mediterráneo, travesías del desierto o carreras en las que se debe derrotar a las camionetas de doble tracción de la patrulla fronteriza. La huelga de hambre en esa situación no significa nada más que la propia supervivencia.


Fuente:

http://elforastero.blogalia.com/historias/18000#ixzz20F1GPIR2

Las 10 mejores Aplicaciones educativas (gratis) para aprender en vacaciones

 

Dídac Arnau
aprende con aplicaciones educativas en vacacionesLicenciado en Pedagogía y Máster en "E-TIC" por la Universitat Oberta de Catalunya. Experto en E-learning + seriosgames + TIC . Contents Coordinator en Tiching.

 

En algunos lugares del mundo se acaba el curso escolar y por fin llegan las vacaciones con un montón de horas para reír, jugar y, cómo no, seguir aprendiendo de la forma más divertida. Por este motivo os traemos una selección de las mejores aplicaciones para tablets y smartphones con las qué podréis llenar esos momentos:

1. Khan Academy: Esta aplicación nos permite acceder a los más de 4.000 videos educativos sobre diferentes temas (mates, química, historia…) El lugar perfecto para repasar aquel contenido que no les ha quedado claro a tus hijos/as, consultar aquella duda que quedo pendiente de resolver y encontrar la solución a ese problema que se les resiste. Disponible para iOS y Android

2. DotToDot numbers & letters: Sencilla y divertida aplicación para los más peques de la casa con la que podrán practicar las series de números o letras. La aplicación se puede personalizar (dificultad, nivel, música, efectos…) para adaptarla a las necesidades de los pequeños jugadores. Los más atrevidos pueden enfrentarse al reloj y tratar de completar la serie antes de que se acabe el tiempo. Disponible para iOS.

3. El restaurante del Dr. Panda: Con el Dr. Panda aprenderemos un montón de cosas sobre los alimentos, el reciclaje y los animales mientras cocinamos divertidos platos. El entorno no aporta muchas pistas de manera que el descubrimiento y el ensayo-error es un factor importante en esta aplicación. Disponible también una versión de pago con nuevas recetas, para iOS y Android.

4. Tangram: El tangram es un juego clásico originario de China qué consiste en crear figuras y formas utilizando las 7 piezas geométricas disponibles. Con este sencillo pero entretenido juego se fomenta la observación, la concentración y la capacidad espacial. ¡Seguro qué no podréis hacer solo una partida! Disponible para Android.

5. Moster Band: Board Games: Esta App nos ofrece tres modalidades de juego: Memoria, Puzles y Concurso. En cada uno de ellos se fomentan diferentes tareas cognitivas como la observación, identificación de colores y formas, concentración y lógica. Todo ello en un entorno lleno de colorido. La aplicación permite registrarnos como usuarios con lo que podremos añadir nuestra foto y guardar los puntos que vayamos obteniendo. Disponible para iOS.

6. Agnitus: Agnitus es una sencilla pero entretenida aplicación destinada especialmente para niños y niñas en edad preescolar. Perfecta para reconocer colores, formas en 2D, reconocimiento de letras, contar e incluso empezar con el trazo de las letras. Requiere registro del niño y permite hacer un seguimiento de sus logros. Disponible para iOS.

7. Mindomo: Esta aplicación está destinada a los más mayores y su función principal es la de crear esquemas y mapas mentales. Una útil herramienta para repasar conceptos, crear esquemas y reforzar los conocimientos aprendidos durante el año. Si tus hijos necesitan hacer algún repaso, no dejes de presentarles esta interesante aplicación. Disponible para iOS y Android.

8. La selva de Mario y Julia, Pato y el Espía: La Fundación Mapfre nos presenta dos fantásticos cuentos con los que podemos fomentar la seguridad vial con los más pequeños. Se trata de “La selva de Mario” destinado para peques de 3 a 5 años y “Julia, Pato y el Espía” para peques de 6 a 8 años. Ambos cuentos son interactivos, por lo que no te limites sólo a leer en voz alta sino que los pequeños podrán ayudar a los protagonistas de las historias mientras aprenden sobre seguridad vial. Disponible para iOS y Andriod.

9. Pepi Bath: Que estemos de vacaciones no significa que podamos descuidar los hábitos de higiene. Está aplicación os podrá ayudar con los pequeños de la casa a no perder el ritmo de cosas tan cotidianas como lavarse los dientes, las manos, la ropa… Una buena manera de reforzar los hábitos de higiene de manera divertida. Disponible para iOS y Android.

10. Busuu: Y acabamos nuestra selección con la aplicación de la conocida red social Busuu, que permite aprender diferentes idiomas con los mejores profesores: hablantes nativos de dicho idioma. Además de disponer de cursos y ejercicios interactivos, tú mismo te puedes convertir en profesor de tu lengua registrándote en esta comunidad. La aplicación es específica para el aprendizaje de inglés, pero también están disponibles aplicaciones para Español, Italiano, Alemán, Francés, Japonés, Portugués, Ruso, Chino, Turco y Polaco, además de muchos otros en su página web. Disponible para iOS y Android.

¿Conoces más aplicaciones educativas? ¡Queremos conocerlas!

Comparte con nosotros en el grupo de Apps Educativas de Tiching.

Dídac Arnau

http://blog.tiching.com/las-10-mejores-aplicaciones-educativas-gratis-para-aprender-en-vacaciones/#.UshbTfvKExw

Estrellas en la tierra (Taare Zameen Par)


Taare Zameen Par (Hindi: तारे ज़मीन पर, traducción: Estrellas en la tierra) es una película de la India dirigida y producida por Aamir Khan y protaganizada por Darsheel Safary y Aamir Khan. Es la historia de un niño con necesidades especiales y su maestro inspirador.1 Taare Zameen Par fue la selección oficial de la India para los Premios Óscar de 2007. Un maestro extrovertido presta ayuda a su alumno disléxico Ishaan. Ishaan es incomprendido por sus padres que creen que es perezoso y poco inteligente. Luego se dan cuenta de que su hijo tiene una deficiencia de aprendizaje.

Mis queridos sinvergüenzas

 

Justicia prostituidaMarcelino Cardalliaguet Quirant

La semántica de las palabras, cuando son utilizadas por los políticos profesionales en mítines, informes, intervenciones parlamentarias o en tertulias televisivas, suele ser muy cambiante, sinuosa, complicada y hasta "tapadera" para ocultar en sus pliegues grandes mentiras. Un conocido e irremplazable "tertuliano", además de director de un conocido periódico, solía repetir en sus intervenciones: "La política es el arte de mentir y creerse lo que se dice...". Que, al fin y al cabo es prácticamente lo mismo que aseguraba Göbbels en la Alemania "Nazi": "Repite una mentira muchas veces y terminará siendo verdad".

Una puta mierda

 

Recortes educativosJosé Manuel López Nicolás

No es un alumno más. Este es el segundo año que le he dado clase y en estos dos cursos no ha faltado ni un solo día. Participa en todas las actividades programadas en el aula con un interés que pocas veces he visto en mis más de quince años de experiencia docente. Pregunta, discute, debate… pero siempre desde el respeto hacia el profesor y hacia sus compañeros.

A la hora de los exámenes lucha como el que más por sacar la máxima nota de la clase. No, no hablo de una buena nota… sino de la mejor nota. Suele lograrlo pero cuando no lo consigue sube al departamento a revisar su examen. Lo hace con educación, sin pretextos y solamente para saber cuáles han sido sus fallos. Los ve, los anota y se vuelve contrariado. Hace un año se quedó en puertas de la matrícula de honor de mi asignatura pero otro compañero hizo más méritos. Se fue de la revisión con los ojos enrojecidos y cuando le pregunte el porqué de su actitud no quiso contestarme. No lo entendí, el sobresaliente que había obtenido era muy meritorio, pero lo dejé marchar.

Su actitud en las clases prácticas que llevamos a cabo en el laboratorio también es inusual. A menudo aparece con una cámara de fotos para captar imágenes de todos los experimentos que hacemos. Eso sí, me pide permiso cada vez que lo hace. La primera vez que apareció con la cámara le pregunté cuál era su objetivo. “Me gusta enseñarle a mis padres, a mis hermanos y a mis amigos lo que hacemos en la universidad”. No seguí preguntando.

Pero el amor de este alumno por la ciencia no se queda ahí. Pertenece a dos asociaciones de divulgación científica. No, no solo se limita a pertenecer a ellas, tira del carro de las mismas como el que más. Está presente en cada una de las reuniones, organiza actividades, sube contenidos… su vida es la ciencia.

Ayer le tocaba volver a examinarse conmigo. Como suelo hacer antes de cada examen imprimo la lista oficial de alumnos matriculados para que luego firmen en ella. El alumno protagonista de este post no estaba en esa lista por lo que no podía examinarse. Pensando que era un error administrativo llamé a la secretaria de la facultad a la que está adscrita la carrera universitaria que está cursando. No, no había ningún error.

Mi alumno no había podido pagar las cuotas en las que había fraccionado su matrícula y había sido dado de baja en la asignatura. El mazazo fue tremendo. No me lo podía creer.  Tras dos años dejándose la vida formándose para su futuro todo se había ido al traste.

A lo mejor debería haberme mantenido al margen pero no pude evitarlo y lo llamé. Quedé con él y nos tomamos un café.  Me contó su historia, la misma que está azotando a miles de estudiantes universitarios distribuidos por toda la geografía española.

A pesar de que estaba trabajando para sacarse la carrera ni sus recursos ni los de su familia le permiten seguir pagando las tasas universitarias. Tiraba la toalla. Yo no podía articular palabra… pero empezaban a cuadrarme muchas cosas.

Ahora entendía aquellas lágrimas cuando no podía alcanzar la matrícula de honor en una asignatura. El alcanzar la máxima nota le hubiese eximido de pagar las tasas de la matrícula de una nueva asignatura.

Aguanté el tipo como pude. Creo que no se me escapó ni una lágrima porque mi monumental cabreo no lo permitía. Pero aun hay más. Él no es el único afectado de su situación. Detrás de cada uno de estos casos hay un drama familiar. No me puedo imaginar tener que ver cómo mi hija tiene que abandonar sus estudios por no poder ayudarla.

Le comenté que hay universidades que están haciendo grandes esfuerzos por intentar ayudar a las personas que se encuentran en su situación. Unas están creando fondos sociales de ayuda, otras crean nuevos programas de becas. Personalmente reconozco el esfuerzo de estos centros pero, sinceramente, creo que son parches. El problema es de raíz. Los alumnos de muchas universidades están pagando en 2012-2013 una media del 38% más que el curso anterior por sus matrículas. Esto es inadmisible. Digamos las cosas claras. Los recortes que se están haciendo en la educación pública de este país son una vergüenza. Mucha gentes los está sufriendo ahora mismo en sus carnes pero voy más allá, en un futuro las consecuencias para nuestro país serán devastadoras.

Terminamos ese café. Él no ha perdido la esperanza. Está buscando trabajo como loco para poder matricularse al menos de una asignatura para el curso próximo. Me comentó los proyectos que tiene para las dos asociaciones de divulgación científica a las que pertenece. Lo hizo con una ilusión que me dejaba asombrado.

Me explicó su obsesión por hacer fotografías de cada experimento que hacía en el laboratorio. Su único objetivo en prácticas no era aprobar las asignaturas. Quería llevar la ciencia a la calle. Quería enseñarle al mundo, según sus propias palabras, “que la ciencia también tiene su belleza y que puede llegar a emocionarles tanto como a mí”.

Durante toda la conversación me demostró que su amor por la ciencia podía más que su drama personal… el mismo por el que están pasando miles de familias en toda España. Yo ya no estaba ni emocionado. Solamente me apetecía mandarlo todo a la mierda. A esta gente, la que de verdad podría ayudar a sacar a nuestro país de la situación en la que se encuentra por su fuerza y sus ganas, se les corta las alas de forma incomprensible. Yo ya estoy hasta los huevos. 

Nos despedimos. Pienso ayudarle. A mi manera. Será otro parche. Pero este tema me ha llegado tan dentro que no puedo mirar a otro lado. Sí, ya sé que a lo mejor soy injusto porque habrá otras personas cercanas a mí en situaciones parecidas. Chavales frustrados por no poder estudiar. Sí, lo que leen, frustrados por no poder estudiar. Tiene cojones.

Acabo. La situación en la Universidad está llegando a límites insospechados hace unos años. En un primer momento fueron los laboratorios los que se empezaron a quedar vacíos. Los impresentables recortes en investigación provocaron que miles de jóvenes científicos tuviesen que dar por concluida su carrera investigadora al no obtener becas o contratos que les permitieran realizar sus tesis doctorales, estancias predoctorales o consolidar sus plazas definitivas. Ahora las que se quedan vacías son las aulas. Cientos de alumnos empiezan a abandonarlas por no poder hacer frente a los pagos de las tasas universitarias. Los recortes en educación, sumados a los anteriores citados en investigación, están llevando a generar una sociedad que en absoluto estará basada en el conocimiento. Serán otros valores los que reinen en ella. Los mismos que los de las personas que nos han llevado a esta situación.

Esa tarde tengo otro examen. En unos minutos tendré que imprimir la lista oficial de matriculados. Tengo miedo de lo que pueda encontrarme. Esto es una mierda. Una puta mierda.

Fuente:

http://scientiablog.com/

Finlandia: Una educación tan orientada a la excelencia como a la equidad

 

Finlandia 11Carlos Arroyo

FINLANDIA, UN MODELO EDUCATIVO

AUTOR INVITADO: XAVIER MELGAREJO DRAPER, doctor en Pedagogía y autor del libro Gracias, Finlandia.

La educación de Finlandia lleva años en los medios de comunicación como un ejemplo de éxito. Fundamentalmente por los brillantes resultados de sus estudiantes en los informes PISA, de la OCDE. Pero ocurre a menudo que un éxito tan deslumbrante, cuando llega a los medios, queda envuelto por el brillo de los titulares, y ello impide precisamente conocer y comprender sus razones y sus causas. Lo cierto es que el sistema educativo finlandés no solo es un caso envidiable por los resultados de sus estudiantes, sino un gran modelo del que todos debemos aprender. Citar a Finlandia como referencia, especialmente si se hace con intencionalidad política, no sirve de mucho. Lo que necesitamos es entender cómo funciona el sistema y ver qué cosas de las muchas que allí funcionan extraordinariamente bien deberíamos aplicar en nuestros países.

He tenido la suerte de conocer bien el sistema educativo de Finlandia, que sus ciudadanos han ido construyendo con todo amor y una extraordinaria energía. Mi tesis doctoral versó sobre él y, con la intención de hacer llegar mis investigaciones y mis reflexiones a los ciudadanos en general, he publicado recientemente un libro cuyo título expresa lo que siento hacia aquel país: Gracias, Finlandia. Qué podemos aprender del sistema educativo de más éxito.

Cubierta del libro Gracias, Finlandia, de Xavier Melgarejo (Plataforma Editorial)Las claves de ese éxito podemos estructurarlas en grandes apartados, que iremos resumiendo en tres artículos en este blog. Hoy explicaré brevemente por qué es tan ejemplar el sistema finlandés, y resumiré las variables de contexto y las estructuras socioculturales. En el segundo artículo explicaré el trascendental papel de las familias finlandesas en la educación de los hijos. En el tercero me centraré en las escuelas y sus profesores.

Mi finalidad es sintetizar lo esencial, pero también me he permitido ir más allá y plantear en cada uno de los artículos algunas propuestas de mejora o reflexión para el caso español. Creo que la obligación de cualquier ciudadano preocupado por la educación es pensar qué podemos hacer para mejorar las cosas en nuestro país.

Los resultados de los alumnos finlandeses son excelentes en todas las evaluaciones internacionales realizadas en los últimos 20 años. Los informes PISA y los de la International Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA)  muestran unos excelentes resultados en competencia lectora, competencia científica y competencia matemática. El porcentaje de alumnos de bajo nivel es muy pequeño, y la mitad de los alumnos tienen niveles notables o excelentes en todas esas pruebas. Además, el nivel de fracaso escolar de Finlandia es muy bajo (5%).

Recordemos que en esos estudios los alumnos españoles (considerados globalmente, no por comunidades) obtienen resultados que parecen mediocres, aunque no lo son tanto, si se tiene en cuenta que son parecidos a los de Noruega o Suecia, pero con una inversión educativa y en otras facetas del Estado de bienestar mucho menor que en esos países.


Finlandia 12Siendo esto así, ¿qué variables pueden explicar el excelente nivel de competencias de los alumnos finlandeses? En el último informe PISA, Finlandia fue superada por algunos países del Sudeste asiático. Pero hay una diferencia de gran impacto: Finlandia tiene sus excelentes resultados siendo el país de la OCDE con menos horas curriculares. Si se compara las horas (escolares y, especialmente, extraescolares) que estos países asiáticos dedican, los resultados finlandeses no son fácilmente comprensibles. Así que la eficiencia de Finlandia es ejemplar, pero, además, con una equidad modélica y sin parangón.

Otro aspecto importante que suele omitirse es que Finlandia también obtiene excelentes resultados en actitudes cívicas y ciudadanas de sus alumnos, según la IEA. Es decir, el país consigue unos resultados educativos de muy altas competencias curriculares y morales, pero no solo: lo hace con gran equidad y un coste económico muy moderado. Añadamos a ello que la presión psicológica sobre los alumnos es bastante menor en Finlandia que en los otros países que lideran PISA.

Una vez perfilado este panorama general, intentaré explicar brevemente cuáles son las claves del éxito finlandés centrándome en la estructura socioeconómica (dejando para los próximos artículos las familias, los centros y los docentes).

En Finlandia hay un consenso social muy alto de que las personas son el bien más importante. Por ello el Estado prioriza la educación de los niños y los jóvenes, y la formación de los adultos, muy por encima de las infraestructuras o el crecimiento inmobiliario. Finlandia quiere liderar la sociedad del conocimiento, pero desde un modelo de Estado de bienestar. Para conseguirlo, su sistema educativo se basa tanto en la excelencia como en la equidad. Eso es lo que genera un sistema de tan alta calidad.

Finlandia sufrió en 1991 una grave crisis económica, con un paro que pasó del 4% al 17 % en 1995, tras el colapso de la URSS. El Estado y los ciudadanos en general siguieron una estrategia clara: cuando se comprobó que muchos trabajadores no se reincorporaban al mercado del trabajo por falta de formación, se emprendió una política de promoción de la formación permanente. En 2001, casi 10 años después del inicio de la crisis, los finlandeses eran líderes mundiales en formación continua de los adultos (con más del doble del tiempo que la media de la OCDE).

En mi estudio sobre el sistema educativo finlandés he concluido que la adquisición de una alta competencia educativa tiene que contemplar necesariamente el trabajo coordinado y sostenido en el tiempo de tres grandes estructuras que se complementan (o se bloquean mutuamente) en el proceso. Estas estructuras son: la familia, la escuela y las estructuras socio-culturales de apoyo educativo. En el caso finlandés las tres estructuras se coordinan y se potencian realizando en cadena una parte del trabajo educativo, justo lo contrario de lo que ocurre en el caso de España, en donde no solo no se coordinan, sino que se interfieren y bloquean entre ellas.

 

Finlandia 13Las estructuras socioculturales

Veamos algunas características de estas estructuras en Finlandia:

1. Hay una gran red de bibliotecas muy bien dotadas. Las bibliotecas son muy accesibles a todos los ciudadanos, se encuentran conectadas entre ellas y con profesionales muy bien preparados. Las familias incitan a sus hijos e hijas a la lectura, y van a la biblioteca con mucha frecuencia. Allí leen mucha prensa escrita y libros.

2. Los libros son objetos muy bien valorados. Otro factor muy importante en éste ámbito es que Finlandia es un país culturalmente luterano. La Iglesia Luterana refuerza el valor de la propia responsabilidad en sus creyentes y promueve la necesidad personal de la lectura de la Biblia para salvarse. De ahí que el libro en general haya pasado a ser un objeto de gran valor.

3. No hay doblaje, solo subtítulos. Otra variable que potencia la competencia lectora y la idiomática (sobre todo con el inglés) es que ni la televisión ni el cine ofrecen los programas o películas dobladas. Todo es en la lengua original con subtítulos. Los niños tienen que aprender a leer rápidamente los subtítulos para entender lo que ven, lo que les motiva e incentiva en la lectura.

4. La escuela ofrece numerosas actividades extraescolares, mayoritariamente financiadas por los municipios.

Estas características son comunes a los países nórdicos, aunque no se dan en España. De donde cabe deducir que no son las causa específica del éxito educativo de Finlandia, pero sí de algunas de nuestras dificultades.

Propuestas para el sistema educativo español

1. Invertir en las personas, especialmente en la infancia como prioridad estratégica nacional. Ahora no lo es. Los niños y niñas son nuestro bien más preciado, nuestro Tesoro Nacional. Son nuestros bonos del tesoro a 20 años. La educación de uno mismo y de toda la sociedad debe ser considerada un valor prioritario para los españoles.

2. Establecer objetivos ambiciosos en excelencia y en equidad a la vez. Debemos tener claro que el modelo de sociedad determina un sistema educativo u otro. Creo que la sociedad española debe apostar por crear una sociedad del conocimiento y a la vez mantener una sociedad del bienestar. Nuestros alumnos deben tener un buen dominio de las competencias curriculares, pero también de las morales. Para poder sacar todo el potencial de cada niño o niña, el Estado debe invertir más en los que parten de peores situaciones socioeconómicas, para que tengan una oportunidad de ascender socialmente y desarrollarse al máximo. Debemos transmitir a esos niños y niñas que les queremos incondicionalmente, por vivir entre nosotros, vengan de donde vengan, tengan los padres que tengan.

3. Diseñar políticas de coordinación entre los tres ámbitos citados (familia, escuela y estructuras socio-culturales de apoyo educativo) para que se potencien y no se bloqueen entre ellas.

4. Dar a toda la población acceso libre a cualquier biblioteca financiada con fondos públicos. Implementar medidas de fomento de la lectura e implicar en ella a las editoriales.

5. Emitir en todos los canales de televisión las programaciones en lengua original y subtitularlas en las lenguas oficiales, con el objetivo de potenciar el dominio principalmente del inglés oral de toda la población, y la mejora de la competencia lectora  en general.

Fuente:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/blogs.html

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...